miércoles, 12 de marzo de 2014

Alcachofas alla romana

Carciofi alla romana - El dulce mundo de Nerea
Carciofi alla romana, una receta no muy fotogénica pero riquísima 



Es empezar a ver alcachofas en el mercado, en la verdulería, en el supermercado, en mi cocina, y sentirme invadida por la nostalgia. 

Intento controlarlo, de verdad, pero me cuesta horrores, ¡y cada vez más!

Para colmo, siento el irrefrenable deseo de hablar en italiano. 

Inevitable. 

Pero es que no consigo no relacionarlas con Roma, y mira que lo intento... Es ver una alcachofa y recordar cuando vivía en la ciudad más maravillosa del mundo. 

No sé por qué uniré alcachofas con Roma... Locuras de mi cerebro, supongo, que cada día nos sorprende con una nueva excentricidad. 

¡Alcachofas y Roma! ¿Me estaré volviendo loca? 


Quizás algunas fotos de los veladores de las calles romanas lo esclarezcan un poco más:



De noche, bodegones con alcachofas...



... y de día, bodegones con alcachofas



Y por si fuera poco:







Quizás, y sólo quizás, mi mente no funcione mal del todo y aún sepa hacer relaciones lógicas.

Aquí tenéis la receta.

Bueno, en realidad es tan sencillo que no sé si llamarla receta. Mejor así: Aquí tenéis la explicación de cómo hacer carciofi alla romana.

Esta forma de elaboración es antiquísima, y por eso, con el tiempo, se ha ido diversificando un poco y tiene varias versiones, ésta es la que suele hacer mi padre y una de mis preferidas por lo fácil que es y por lo auténtico de su sabor, sin modificarlo con otros ingredientes.

¡Aprovechad ahora que es la época y hay por todas partes!



                                                       Ingredientes para dos (versión de mi padre)

                                                        4 alcachofas
                                                        ♣ Sal
                                                        ♣ Harina
                                                        ♣ Aceite



Carciofi alla romana - El dulce mundo de Nerea
El antes y el después, o la alcachofa presagiando su futuro desenlace



Ponemos a hervir agua con sal, apenas la coge, así que recomiendo echar un poquito más de la habitual.

Mientras, lavamos las alcachofas, las secamos, las pelamos (me encantan, parecen una flor abriéndose) y las cortamos en cuatro trozos cada una. 

Las ponemos a hervir diez minutos, las escurrimos y las secamos con papel de cocina, presionando un poco sobre las hojas para que salga el agua que tiene entre las capas. 

En una sartén calentamos el aceite. Enharinamos cada trozo, le quitamos el exceso de harina y las freímos a fuego medio hasta que estén doradas.

Se comen calentitas (aunque lo más habitual es que la última ya esté fría cuando le llegue su turno) y con paciencia.

Y nunca en presencia del jefe, o de los suegros. Avisados estáis. 




Carciofi alla romana - El dulce mundo de Nerea
Para ser tan poco fotogénica, no sale mal en las fotos, ¿no? 




¡Un fuerte abrazo!






2 comentarios:

  1. Buena, buena, buenissima questa ricetta!!!Mi piacciono da morire i carciofi!!! Hai provato a farli con la panna e condire delle penne o dei tortiglioni???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooo ma se hai la ricetta posso farla un giorno!

      Eliminar

Gracias por escribirme un comentario ¡me hace muchísima ilusión!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...